Iniciar sesión

Dra. Helena Vidaurri de la Cruz

La dermatitis seborreica (DS) es una dermatosis inflamatoria crónica que se presenta en las áreas ricas en glándulas sebáceas: piel cabelluda, cara, región retroauricular, preesternal, genital y pliegues. La lesión elemental es escama amarillenta oleosa que se desprende fácilmente sin dejar lesión secundaria. Se presenta en 12 a 15% de los recién nacidos, y el 70% de los pacientes tienen menos de 3 meses de edad. Habitualmente se resuelve durante el primer año de vida, después de esa edad, sólo ocurre en el 1% de los niños. (1)

El cuadro clínico de la DS es: escama amarillenta-grisácea, oleosa, adherente. La topografía afectada es la piel cabelluda, la región retroauricular, la región ciliar, las axilas, las ingles e incluso el área del pañal. Las lesiones aparecen en los primeros 3 meses de la vida y se resuelven lentamente, con o sin tratamiento, durante el primer año de vida. Se le ha llamado “costra láctea”, particularmente cuando se localiza sobre la fontanela anterior. Cuando se retiran las escamas puede arrancarse el pelo, posteriormente se recupera el tallo piloso y no hay áreas alopécicas residuales. No hay síntomas sistémicos.

La pitiriasis amiantácea es una variedad de la DS en la que la escama es grande y adherente a los pelos. Se puede asociar con psoriasis, dermatitis atópica y tiña de la cabeza. (1)

En niños mayores de un año la DS se presenta en los pliegues nasogenianos, ciliares, retroauriculares y en la región esternal, siguiendo la misma topografía que en los adolescentes y adultos. Hasta 40% de los niños con DS a los que se ha realizado seguimiento por 10 años presentan alguna alergia y 27% tienen historia familiar de asma, lo que puede sugerir asociación con el cortejo atópico (2)

Se desconoce la causa de la DS. Se ha considerado que la interacción de las secreciones de las glándulas sebáceas, el metabolismo de la microbiota y la susceptibilidad individual, produce el cuadro clínico. En virtud de que la DS ocurre en el menor de 1 año y posteriormente en la adolescencia y adultez, parecería probable que las hormonas maternas y posteriormente la adrenarca, tengan relación con el cuadro clínico. (3) Las levaduras del género Malassezia degradan el sebo para liberar ácidos grasos. Algunos productos de dicho metabolismo pueden producir dermatitis. Las altas tasas de portación de Malassezia en niños con y sin DS sugieren que la respuesta inflamatoria a esta levadura depende de la susceptibilidad genética y no únicamente de sus concentraciones en la epidermis (4)

El diagnóstico de DS es clínico. Es pertinente tomar una biopsia de piel únicamente cuando no hay claridad en el diagnóstico clínico o cuando hay asociación con síntomas sistémicos. Se requiere considerar otras dermatosis cuando las lesiones de DS se encuentran en topografías diferentes de las ya descritas o bien, cuando en lugar de mejorar paulatinamente las lesiones empeoran o se extienden.

Para el manejo de la DS se han utilizado diferentes tratamientos tópicos: ácido salicílico al 3-6% en formulación oleosa, shampoo con azoles antimicóticos, emolientes e inmunomoduladores esteroideos y no esteroideos en formulación tópica. La colaboración Cochrane realizó recientemente una revisión sistemática sobre las intervenciones en salud dirigidas a resolver la DS infantil. La heterogeneidad en la selección de las intervenciones, la medición de los resultados y el sesgo potencial impiden recomendar alguna de estas intervenciones en virtud de que la evidencia no es suficientemente sólida. Más aún, en los grupos manejados con placebo se demostró la resolución de la DS a lo largo de semanas o meses.

Con la evidencia actual parece conveniente explicar a los padres la benignidad del padecimiento y continuar con vigilancia médica sin intervención farmacológica hasta la resolución. Algunos cosmecéuticos pueden ser útiles para manejar el aspecto de las lesiones de DS. Explicar de manera clara a los familiares la evolución natural de la DS y los datos que pueden sugerir que el paciente sea portador de inmunodeficiencia o de histiocitosis, permitirá que se detecte a tiempo alguno de los padecimientos graves que se pueden confundir con DS. (3)

El pronóstico de los pacientes que presentan DS es bueno para la vida y la función, con resolución espontánea a lo largo de semanas o mes. La DS no presenta complicaciones cuando se siguen las indicaciones anteriores. En caso de administrar inmunomoduladores potentes para el manejo de DS, se corre el riesgo de propiciar infecciones oportunistas.

Se debe referir al paciente con DS al dermatólogo pediátrico cuando hay:

REFERENCIAS:

Naldi, L, Rebora, A. Seborrheic dermatitis. N Engl J Med 2009;360:387-96
Mimouni, K, Mukamel, M, Zeharia, A, Mimouni, M. Prognosis of infantile seborrheic dermatitis. J Pediatr 1995; 127:744-6
Victoire, A, Magin, P, Coughlan, J, van Driel, ML. Interventions for infantile seborrheic dermatitis (including cradle cap). Cochrane Database Syst Rev 2019;3:CD011380
Ruiz-Maldonado, R, López-Martínez, R, Pérez Chavarría, EL, Castañón, R. Tamayo, L. Pityrosporum ovale in infantile seborrheic dermatitis. Pediatr Dermatol 1989;6(1):16-20
Gelmetti, C, Grimalt, R. Infantile seborrhoeic dermatitis. En: Irvine A, Hoeger P, Yan A, editor(s). Harper’s Textbook of Pediatric Dermatology. West Sussex, UK: Wiley-Blackwell, 2011:35.1-35.8.
Maloney, EM, Nagai, M, Hisada, M, Soldan. SS, Goebel, PB, Carrington, M, et al. Prediagnostic human T lymphotropic virus type I provirus loads were highest in Jamaican children who developed seborrheic dermatitis and severe anemia. J Infect Dis 2004;189(1):41-5.
Krooks, J, Minkov, M, Weatherall, AG. Langerhans cell histiocytosis in children: history, classification, pathobiology, clinical manifestations and prognosis. J Am Acad Dermatol 2018;78(6):1035-44
Farber, EM, Mullen, RH, Jacobs, AH, Nall, L. Infantile psoriasis: a follow-up study. Pediatr Dermatol 1986;3(3):237-43​

Ver infografía Regresar

Si tiene alguna duda o comentario, contacte al Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica.

Bienvenid@

Al continuar, aceptas los Términos del servicio y la Política de privacidad de Club de Expertos.

Registrarse

Información personal

Información profesional

Información de la cuenta

Contacto

Si tiene alguna duda o comentario, contacte al Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica.

Iniciar sesión

Olvidé mi contraseña

Atención personalizada

Si tiene alguna duda o comentario, contacte al Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica

Atención personalizada

Si tiene alguna pregunta referente a algún producto, requiere información específica sobre nuestros descubrimientos, o requiere más información, nuestro gerente médico Expanscience, está para apoyarlo:

Concurso

Si usted está interesado en participar en el Concurso para Pediatras #ByeByeDermatitis #Mustela por favor compartirnos los siguientes datos: